“Y en cada lenteja un Dios”