“El día más feliz en la vida de Olli Mäki”